Escuela infantil

Benicassim, Castellón. 2006

En nuestro proyecto queremos situar al niño como protagonista absoluto del diseño. Nuestro único interés es que la Arquitectura acompañe al niño en los primeros años de su vida, facilitándole el descubrimiento del entorno que le rodea y contribuyendo a su desarrollo individual. La Arquitectura, en nuestra opinión debe estar fuertemente enraizada en el Lugar, el Topos griego, lo que contribuye a crear un sentido de pertenencia duradero, especialmente en los niños. No obstante, el edificio debe ser funcional, energéticamente sostenible, avanzado tecnológicamente y riguroso en su ejecución y control del coste preestablecido, de modo que la comunidad pueda sentirse vinculada a un proyecto que, sin duda, contribuirá a su desarrollo futuro.

La Escuela Infantil se desarrolla en torno a un patio descubierto a modo de claustro, alrededor del cual se disponen las aulas, abriéndose a él y cerrándose a la calle, con objeto de garantizar la intimidad. Todo el edificio se desarrolla en una planta, salvo el comedor y la administración que constituyen un bloque de dos alturas que protege el patio del Norte. El contrapunto a la composición lo establece la forma orgánica de las dos aulas mayores, que pudiendo agruparse en un espacio único, gozan de mayor altura y constituye un objeto escultórico frente el parque existente.